[Guía] Todo lo que debes saber sobre dominios web

El conocimiento es poder

Cuando tienes un negocio que quieres llevar al mundo digital, seguramente tú ya sabes que necesitas un dominio para tener una página web.

Sin embargo, también puede ser que empieces a tupirte y confundas la terminología. ¡No te preocupes! Es normal cuando recién empiezas.

En GoDaddy te apoyamos para que cada uno de tus pasos en la web sea siempre en suelo firme. Por eso, en este artículo te compartimos una guía comprensiva sobre dominios web, desde las definiciones básicas hasta lo último en estrategia digital.

Índice

  1. ¿Qué es un dominio y cuál es su importancia?
  2. ¿Qué elementos forman un dominio?
  3. Diferencia entre dominio y URL
  4. ¿Cómo hacer para que tu dominio se muestre en internet?
  5. ¿Qué es un servidor de nombres de dominio y por qué es importante?
  6. ¿Cómo se registra un dominio?
  7. Protección de marca y otras consideraciones sobre registro de dominios
  8. Ahora que estoy listo para comprar un dominio, ¿qué sigue?

1. ¿Qué es un dominio y cuál es su importancia?

A grandes rasgos, un dominio es el nombre único que se le asigna a un sitio web. Haciendo una analogía: si un sitio web es una casa, el dominio es la dirección.

Cada sitio web tiene un nombre de dominio, y este nombre es único para cada sitio.

En términos prácticos, el dominio es una dirección virtual que identifica la presencia en internet de una persona o empresa, y que sirve para dirigir a los visitantes hacia un sitio web, así como para crear cuentas personalizadas de correo electrónico.

Estrictamente hablando, el dominio es una cadena de caracteres única que un usuario debe ingresar a un navegador web para acceder a un sitio web específico.

Por ejemplo, para visitar el sitio de GoDaddy no basta con escribir “GoDaddy” en la barra de direcciones, ya que esto solamente le indicará al buscador que busque todo lo relacionado con GoDaddy, como se ve en este ejemplo:

Busca el dominio de GoDaddy
Ejemplo de búsqueda del dominio de GoDaddy

Así, para acceder directamente lo correcto sería escribir: godaddy.com. Ahora, una breve explicación técnica.

Internet es una inmensa red de computadoras conectadas entre sí a través de una infraestructura global. Para identificarlas, a cada computadora se le asigna una dirección Protocolo de Internet (IP en inglés), que es una cadena intrincada de números y letras que las computadoras usan para reconocer un sitio web. Una dirección IP típica se ve así:

172.16.254.1

¡Imagínate que tuvieras que usar estos números para visitar tus sitios web favoritos! Pues precisamente los dominios de internet fueron inventados para resolver este problema.

De ahí la importancia de tener un nombre de dominio simple y fácil de recordar, dado que esto ayuda a que las personas puedan encontrar tu sitio web más fácilmente.

Ahora, dada la naturaleza finita de los nombres posibles, así como la competencia por estar en la mente de los usuarios, existe una alta demanda en el mercado de dominios de internet. Como resultado, cada nombre de dominio tiene un valor monetario y se puede comprar, vender e intercambiar a través de varios distribuidores en línea, como GoDaddy.

Volver al índice

2. ¿Qué elementos forman un dominio?

Muchas veces se habla de diferentes tipos de dominio, pero en realidad todo se reduce a sus dos componentes principales: un nombre de dominio y una extensión.

Dominio de GoDaddy
Partes del dominio de GoDaddy

Otra forma de entender esto es saber que un dominio de internet se conforma de dos niveles: un dominio de nivel superior (TLD por sus siglas en inglés) y un dominio de segundo nivel (SLD). En el ejemplo anterior, el nombre de dominio sería el SLD y la extensión el TLD.

En cuestión de extensiones sí que hay varios tipos. Veamos los más importantes.

Dominios de nivel superior (TLD)

También denominados sufijos o extensiones de dominio, los TLD son el segmento final del nombre de un dominio. En nuestro ejemplo, el TLD sería .com.

La Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN), que es una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, es la encargada de crear e implementar las políticas para los nombres de dominio, así como de verificar los registros de sitios en las diferentes extensiones disponibles. Para ICANN, hay dos tipos principales de extensiones:

  • Dominios genéricos o gTLD (generic Top-Level Domain)

Son el tipo más común de extensión. Las 5 más utilizadas son: .com, .net, .org, .edu y .gob. Su función es definir el propósito de un sitio web, ya sea que se utilice para fines comerciales (.com) o educativos (.edu).

Por haber sido los primeros dominios en ser comercializados, los .com son los más populares y los que más fácilmente le indican al usuario el tipo de página que va a visualizar. Aunque también suelen ser los más caros y escasos. Pero no te preocupes: hay opciones accesibles para todo tipo de negocio. Más adelante te hablaremos de ellas.

Últimamente ha aparecido una gran cantidad de dominios genéricos nuevos. Algunos ejemplos son:

Ejemplos de nuevos dominios genéricos
Nuevos dominios genéricos GoDaddy

Aunque hoy en día no son tan utilizadas, en un futuro no muy lejano estas extensiones podrían convertirse en la norma entre los usuarios, ya que brindan más oportunidades de encontrar un nombre de dominio que refleje más fielmente la marca de las empresas o el enfoque de un sitio web.

En GoDaddy puedes consultar y adquirir los nuevos dominios disponibles en la web. Visita este enlace: godaddy.com/tlds/gtld.

  • Dominios geográficos o ccTLD (country code Top-Level Domain)

Se utilizan para localizar tu dominio en un territorio o país determinado. Se conforman por dos letras asociadas con el país de origen, por ejemplo: .mx es la extensión para México, .us para Estados Unidos y .uk para el Reino Unido.

Muchas compañías u organizaciones prefieren registrar su dominio con estas extensiones para señalar que están ubicados en dicho país o que hacen negocios en cierta región. Sin embargo, algunos de ellos se han desviado de su intención original como la extensión .tv, asignada a la isla de Tuvalu y que hoy es utilizada por sitios relativos a la televisión o a la transmisión de videos.

Dominios de segundo nivel (SLD)

Es la sección después del www. y antes de la extensión o TLD, y es la parte más importante del dominio porque representa la identidad principal del sitio web ante los usuarios.

Así, el papel del SLD es reforzar la identidad de la marca o del sitio web. En nuestro ejemplo, justamente, la marca y el dominio son uno mismo: GoDaddy.

Aunque la longitud máxima de un SLD es de 63 caracteres, los expertos en materia de buscadores de internet recomiendan elegir un nombre de dominio con las siguientes características:

  • corto,
  • fácil de deletrear y pronunciar,
  • memorable, y sobre todo,
  • que refleje el propósito de tu marca o sitio web.

Dominios de tercer nivel

Una subcategoría de los TLD es la que combina un dominio genérico de primer nivel con la extensión de un país. El ejemplo más claro es el .com.mx.

Esta es la opción a la que acuden la mayoría de los negocios nuevos que quieren registrar un dominio que ya esté ocupado en el TLD de primer nivel, además de que suelen ser más económicos.

Volver al índice

3. Diferencia entre dominio y URL

Al hablar de los caracteres que definen a un nombre de dominio, algunas personas pueden confundir esto con la URL, pese a que existen diferencias sustanciales. Aquí las revisamos.

¿Qué es una URL?

URL son las siglas en inglés de Localizador Uniforme de Recursos, que es la dirección específica que se asigna a cada uno de los recursos disponibles en la red, con la finalidad de que estos puedan ser localizados o identificados. Por ejemplo, la siguiente URL:

https://cl.godaddy.com/domains/domain-name-search

te lleva directamente al sitio de GoDaddy donde se encuentra el buscador de nombres de dominio.

Ejemplo de URL de GoDaddy
Una página en el dominio de GoDaddy

Como puedes ver, esta URL contiene el dominio principal de GoDaddy (godaddy.com) y otros elementos que veremos a continuación.

  1. El protocolo y el certificado de seguridad. El inicio de una URL es el protocolo de entrada, que indica al navegador cómo acceder a un recurso web específico. La mayoría de las direcciones web utilizan HTTP (Protocolo de transferencia de hipertexto) o el estándar recomendado HTTPS (HTTP con certificado de seguridad SSL). En el ejemplo anterior, https:// es el protocolo de seguridad.

Cabe mencionar que en los inicios de internet, los certificados de seguridad sólo los utilizaban los sitios de e-commerce para proteger los datos financieros de sus clientes. Hoy en día, hasta los sitios web informativos los utilizan para darle seguridad al usuario que navega por sus páginas. La forma más fácil de identificarlo es por el símbolo del candado junto a la URL:

Certificado de seguridad SSL
Certificado de seguridad SSL

Aprende más en: ¿Qué significa SSL?.

  1. El subdominio. Es un subgrupo de los tipos de dominio ya mencionados y sirve para crear secciones diferenciadas dentro del dominio principal. Si la URL incluye un subdominio, éste viene antes del nombre del dominio, separado por un punto. En nuestro ejemplo, https://cl.godaddy.com/domains/domain-name-search, cl. es el subdominio. (Ojo: no confundir con una extensión .cl, que en ese caso sería otro dominio totalmente distinto al principal de GoDaddy).

Como podrás notar, no todos los subdominios incluyen las siglas www. de World Wide Web antes del nombre de dominio, y tú como usuario quizá ya te acostumbraste a escribirlo sin éstas porque los navegadores completan la información por ti. También son comunes las URL sin subdominio.

  1. La ruta. Esta sección de la URL define el recurso exacto a mostrarse en el navegador web. Es todo lo que aparece después del nombre de dominio. En el ejemplo, la ruta sería: /domains/domain-name-search. Es importante notar que la ruta siempre empieza con una diagonal (/) y distingue entre mayúsculas y minúsculas.
  2. El directorio o subcarpeta. Esencialmente, esta sección de la URL es una carpeta dentro del sitio web principal que alberga el recurso específico. En nuestro ejemplo, /domains/ es el directorio. Algunas URL tienen subcarpetas dentro de los directorios.
  3. El nombre de archivo. Es la última sección de la URL. Le indica al servidor web el documento exacto que debe mostrarse al usuario final. En el ejemplo el archivo o página es /domain-name-search. Los nombres de archivo comunes incluyen .pdf, .png y .html (aunque la mayoría de los navegadores ocultan automáticamente la extensión HTML de la URL).

Con todo lo visto hasta ahora, en el siguiente gráfico podrás ver claramente las partes que conforman una URL:

Partes de una URL
Conoce las partes de una URL

En conclusión, la principal diferencia entre el dominio y la URL es la complejidad, ya que la URL incluye el dominio y otros elementos para acceder a un determinado recurso o página de un sitio web. Así, cada página, imagen u otro medio dentro de un sitio web tiene una URL única.

Tip: como buena práctica recomendada se aconseja que las URL de tu sitio no tenga caracteres especiales, porque los navegadores no leen esta información.

Volver al índice

4. ¿Cómo hacer para que tu dominio se muestre en internet?

Para llevar tu propuesta a internet, además de un dominio necesitarás tener bajo control los elementos básicos de la web, que son sitio web, página web y hosting.

El sitio y la página bien los conoces: uno es el conjunto de páginas y archivos (como imágenes o videos) y la otra es lo que ve el usuario en una sola URL dentro del sitio. El objetivo de ambos es producir una experiencia a los potenciales visitantes de tu sitio.

Por su parte, el hosting o alojamiento web son las computadoras donde se almacenan los datos de tu sitio en línea. A estas computadoras se les denomina servidores, y empresas de hosting como GoDaddy las ofrecen como un servicio.

Retomando la analogía del principio, el dominio es la dirección, el sitio web es la casa, una página web puede ser un ladrillo y el hosting es el terreno donde está construida.

Para que puedas tener un mejor control tanto de los datos de tu sitio como de la configuración de sus servidores, lo más recomendado es comprar tu dominio y hosting de una misma compañía. Así también podrás administrarlos con una sola cuenta y aprovechar los descuentos que se suelen ofrecen por adquirir un paquete con ambos servicios.

Si acaso ya contrataste estos elementos por separado, ¡no te preocupes! Solamente necesitarás enviar a tu proveedor de hosting la información proporcionada por el sistema de denominación de dominio, o DNS.

Aprende más en: ¿Cuál es la diferencia entre hosting y dominio?

Volver al índice

5. ¿Qué es un servidor de nombres de dominio y por qué es importante?

A grandes rasgos, un DNS –también denominado servidor de nombres de dominio– es una gran base de datos que contiene los nombres de dominio y de las personas, entidades o empresas que reclaman la propiedad sobre dichos dominios.

Estrictamente, un DNS es un proceso técnico mediante el cual las consultas de nombres de dominio (ejemplo.com) se traducen a su correspondiente dirección IP (172.16.254.1).

Es decir, la información dentro del servidor de nombres define a qué computadoras o servidores se envían las solicitudes de los usuarios para visitar un nombre de dominio específico.

¿Cómo funciona un DNS?

Los procesos que permiten a un usuario ingresar a un dominio a través del sistema DNS ocurren tras bambalinas, en diferentes niveles y en milisegundos. A continuación los resumimos:

  1. Cuando escribes el dominio www.ejemplo.com en tu navegador web y pulsas enter, inmediatamente se envía la solicitud a tu proveedor de servicios de internet (ISP en inglés, es decir, tu compañía telefónica o proveedor de banda ancha) que cuenta con servidores DNS propios, también llamados solucionadores de DNS.
  2. El solucionador de DNS de tu ISP reenvía la solicitud a un servidor de nombres de raíz, que revisa si en los servidores del ISP existe alguna referencia almacenada en caché (temporalmente) sobre la IP o la fuente directa del dominio www.ejemplo.com. Si es así, el solucionador recibe los datos de la página; si no, acude a un nivel superior.
  3. El solucionador de DNS entonces reenvía la solicitud a un servidor de nombres de dominio superior (TLD), donde se ubican todos los dominios .com. Este DNS responde a la solicitud con la información sobre algún servidor de nombres asociado con el dominio www.ejemplo.com (por ejemplo, algún DNS de GoDaddy).
  4. El solucionador entonces acude al DNS de GoDaddy asociado con www.ejemplo.com, obtiene la dirección IP (172.16.254.1) asociada y la transmite de regreso al usuario.
  5. Finalmente, el navegador web obtiene la IP, recupera los archivos del sitio web y despliega la página en la pantalla del usuario.
Aprende de DNS con GoDaddy
Ejemplo de consulta de dominio de internet

¿Por qué son importantes los DNS?

Como mencionamos anteriormente, el uso más común de los DNS es la asignación de nombres de dominio a direcciones IP, particularmente la dirección IP del hosting donde se alojará tu dominio. Saber esto es importante en caso de que tengas la necesidad de redirigir tu dominio a otro servicio de hosting.

Por eso es fundamental que, al adquirir un dominio, registres los DNS del hosting que vayas a utilizar para alojar tu página web. A este proceso se le conoce como “apuntar el dominio a los DNS del hosting”.

En general, los DNS de un dominio utilizan dos direcciones IP: una para el DNS primario y otra para el DNS secundario. Esto se hace en caso de que la primera IP tenga problemas o deje de funcionar. Normalmente se parecen a esto:

ns1.ejemplo.com
ns2.ejemplo.com

Así, si tu dominio no está correctamente configurado o tus DNS no apuntan a un hosting particular, el usuario no podrá acceder a tu sitio y verá un error como este:

Ejemplo de error de DNS
Ejemplo de error de DNS

Aprende más en: Descubre qué son los servicios DNS.

Volver al índice

¿Cómo se registra un dominio?

Antes de proceder a comprar tu dominio, conviene que conozcas la estructura a través de la cual puedes realizar el registro en internet. En este proceso participan tres actores esenciales que, ordenados de forma jerárquica, se llaman registro, registrador y registrante.

  • Registro. Es la organización que posee los derechos de las extensiones de dominio. El registro se encarga de crear dominios de nivel superior, así como de establecer las pautas para usar los TLD y distribuir los derechos para vender esos dominios a los registradores. Algunos registros populares son:
    • Donuts
    • VeriSign
    • Afilias
    • Amazon Registry Services
    • Global Registry Services

Por mencionar un ejemplo: Donuts es el registro propietario de la extensión .world y GoDaddy trabajó con esta compañía para ofrecer estos dominios directamente en su plataforma.

  • Registrador. Es la plataforma mediante la cual se pueden adquirir dominios. Es el intermediario ante el registro para vender extensiones a los usuarios que quieren adquirirlas.
Siempre que quieras comprar un dominio deberás acudir con un registrador. El mejor ejemplo de un registrador de dominios es GoDaddy.

Esta estructura permite que varios registradores ofrezcan las mismas extensiones de dominio, y explica también por qué es posible encontrar un mismo nombre de dominio en varios registradores.

Además de la compra-venta, otras funciones del registro son: administrar, renovar o transferir los registros de nombres de dominio a otros registradores, y ofrecer un sistema para gestionar los registros de los usuarios.

  • Registrante. Es la persona, entidad o empresa que registra un dominio en un registrador. En pocas palabras, es el dueño del dominio.

Volver al índice

7. Protección de marca y otras consideraciones sobre registro de dominios

Cada nombre de dominio usa una extensión que sólo se puede registrar una vez, por lo que es importante que registres tu dominio lo antes posible para evitar perder el nombre perfecto para tu página.

Una vez que tengas listo el nombre o SDL, otra recomendación es registrar varias extensiones de dominio. Así protegerás tanto tu dominio como tu marca y evitarás que terceros puedan realizar acciones especulativas con tu nombre.

Y algo todavía más importante es que, antes de efectuar el registro, te asegures de verificar que el nombre elegido de dominio no pertenezca a una marca registrada, ya que podrías tener problemas judiciales por apropiación indebida de propiedad intelectual.

Aprende más en: Registro de dominio para proteger una marca.

Otras cuestiones a tomar en cuenta antes de realizar el registro son:

  • Opciones a la medida. En el mercado hay varias promociones de paquetes donde puedes adquirir hosting web con dominio incluido. Aquí sólo debes asegurarte de elegir el plan que más te convenga, para que no pagues un espacio de almacenamiento o una cantidad de dominios que no vas a usar.
  • Validez del registro. Entre los varios datos del contrato de registro debe aparecer tu nombre como registrante (propietario) y como contacto administrativo. Aunque también puedes registrarte como anónimo.
  • Herramientas para gestión. El registrador debe ofrecerte una plataforma para hacer modificaciones básicas en los datos de tu registro de dominio como son:
    • Cambiar y actualizar el contacto administrativo y de facturación.
    • Redirigir el dominio a una URL diferente.
    • Modificar las DNS del dominio.
    • Checar la fecha de expiración del registro para renovación.
  • Estabilidad y soporte técnico. Un registrador serio siempre estará disponible para resolver tus dudas y responder en caso de problemas técnicos. Asimismo, los registradores de prestigio no desaparecerán de la noche a la mañana, por lo que tendrás certeza de que tu dominio siempre estará ahí.

Volver al índice

8. Ahora que estoy listo para comprar un dominio, ¿qué sigue?

Está más que claro que el marketing digital es imprescindible en esta época de tecnologías móviles y redes sociales. Tan sólo por mencionar un dato, los expertos estiman que en 2019 más de 155 millones de personas en América Latina adquirirán productos y servicios en línea, un 18% más comparado con las 126.8 millones de compras registradas en la región dos años antes.

Así, tener un dominio de internet te da la posibilidad de crear una presencia digital atractiva y accesible en todo momento, dirigida a los consumidores de hoy que usan internet para cualquier consulta: desde decidir qué desayunar hasta planear sus vacaciones o una boda.

Ahora que aprendiste el funcionamiento de los dominios de internet, sus características y las del proceso de registro, estás listo para dar el primer paso hacia la creación de tu sitio web. Para eso te recomendamos el Creador de páginas web de Godaddy, una herramienta de edición y publicación en línea que te ayuda a crear una página web fácilmente y sin necesidad de contar con habilidades técnicas.

Plantilla de sitio web de GoDaddy
Ejemplo de una pagina con dominio profesional

Con esto concluimos la guía sobre dominios, pero aquí te dejamos este material adicional para que profundices tu conocimiento sobre el tema:

  1. Elige el nombre de dominio para tu primer negocio.
  2. Compra un dominio web con GoDaddy.
  3. Obtén un dominio para correo electrónico profesional (ej. ceo@miempresa.com).
  4. Asocia tu dominio a tu servicio de hosting.

Volver al índice