6 diferencias entre hosting compartido y VPS

Products mentioned
Obtén justo lo que necesitas

Si estás montando la página de internet de tu negocio y buscas el mejor servicio de Hosting en Chile, este artículo te interesa si aún no sabes cuál te conviene de entre la oferta disponible en el mercado.

Aquí te presentamos una comparativa de dos de los servicios de web hosting más comentados de internet: hosting compartido y hosting VPS. ¡Acompáñanos!

¿Por qué existen varios tipos de hosting?

Como sabes, un web hosting o alojamiento web es el espacio que puedes alquilar en el servidor de un proveedor, para que tengas tu sitio en línea. 

En otras palabras, es el espacio intangible donde se guardan los archivos de una página web para que, cada vez que un usuario la visite, se despliegue la información completa en la computadora o dispositivo móvil de dicho usuario.

Así, a la pregunta del título de esta sección podemos responder con una simple palabra: “necesidades”.

Y es que, dependiendo de los requerimientos de tu proyecto, existen planes de hosting con diferentes recursos, ajustes técnicos y precio que deberás tener en cuenta.

Velo de esta forma: el hosting compartido es como una casa donde vives con varios roommates y compartes espacios (recursos) comunes, aunque tienes tu propia habitación. Algo así como tu primer aventura en solitario al dejar la casa.

Hosting compartido con GoDaddy

En cambio, un hosting VPS –siglas en inglés de “servidor privado virtual”– es como vivir en un condominio, es decir, es más amplio y un poco más caro, pero tiene menos residentes y cada departamento cuenta con recursos dedicados y pleno control de su espacio. Como el hogar ideal para una pareja jóven… ¡con todo y mascotas! 

Hosting VPS con GoDaddy

Antes de ver a fondo las diferencias, recuerda que estos dos servicios de hosting no son los únicos. Si quieres conocer más, te invitamos a ver este video sobre los tipos y planes de web hosting que te ofrece GoDaddy.

 

Diferencias entre hosting compartido y VPS

Hay 6 puntos clave que debes tomar en cuenta para decidir entre alojamiento compartido y VPS. Estos son:

  1. Recursos del servidor
  2. Conocimiento técnico
  3. Rendimiento
  4. Seguridad
  5. Escalabilidad
  6. Precio

1. Recursos del servidor

En un hosting compartido, la memoria RAM, el procesamiento (CPU), el espacio de almacenamiento y el ancho de banda de un servidor se reparte entre varios sitios web que contratan este paquete.

De ahí que existan limitaciones entre estos parámetros, aunque toma en cuenta que hay proveedores con los que puedes solicitar una mejora de tu servicio en cualquier momento.

En cambio, la tecnología VPS utiliza “máquinas virtuales” dentro de un mismo servidor físico, por lo que obtienes un ambiente aislado con recursos (RAM, almacenamiento, CPU, IP) dedicados y asignados virtualmente, que nadie puede tocar y que puedes gestionar de forma separada y en cualquier momento, por ejemplo, para cuando esperas picos de tráfico (ver punto 5). 

2. Conocimiento técnico

Junto con el precio, las habilidades técnicas son un aspecto que puede determinar tu elección de hosting, ya que el VPS es un servicio más orientado a programadores y desarrolladores por la administración de los recursos de servidor. 

Así, aquí podrás configurar tu hosting de varias maneras, desde instalar programas, crear usuarios o hasta apagar el servidor, si así lo requieres.

Si te decides por esta opción, lo más conveniente es que tengas en tu equipo a un especialista con conocimiento elevado en configuración/gestión de servidores.

En tanto, en el hosting compartido no necesitas ocuparte de este tipo de cuestiones técnicas, ya que el mantenimiento y gestión de los recursos los realiza tu proveedor.

3. Rendimiento

Usualmente, más recursos generan un mayor rendimiento si lo medimos en términos de la velocidad de carga del sitio.  

Así, las limitaciones de un hosting compartido difícilmente te permitirían aumentar tu velocidad de carga sin antes hacer una actualización de tu plan. 

Esto no es necesariamente malo, si tu página informativa no requiere tener tiempos tan rápidos de respuesta. 

En cambio, si tu negocio depende de ofrecer contenido dinámico y de uso intensivo de recursos en tu página (videos, imágenes, etc.) o si manejas varios sitios al mismo tiempo (una tienda en línea, un foro de usuarios, etc.), te conviene elegir un VPS desde el principio para evitar tiempos de carga que desanimen a tus usuarios.

4. Seguridad

Este punto lo debes tomar con la mayor seriedad posible, ya que deberás valorar si el costo del servicio va de acuerdo con las necesidades de protección de datos de tu negocio y de los visitantes de tu sitio. 

Por un lado, el VPS generalmente tiene más medidas de protección instaladas (como supervisión de recursos y copias de seguridad virtuales), así como la posibilidad de agregar más monitoreos y filtros.  

Por otro lado, y aunque los servidores de un hosting compartido son muy seguros, no garantizan al 100% la protección de todos los sitios que alojan.

Así, con que un sitio experimente problemas técnicos que bloqueen los recursos, o que se exponga a ser infiltrado por piratas cibernéticos, los demás podrían verse afectados. A esto en el sector de cloud computing se le conoce como “fenómeno del mal vecino”, algo que puedes prevenir con un VPS y que es esencial si planeas recopilar datos de usuarios.

5. Escalabilidad

Como mencionamos anteriormente, en un VPS puedes gestionar mayores recursos para aplicaciones o páginas con uso intensivo de RAM/CPU/ancho de banda. A esto se le conoce como escalabilidad.

En términos de tráfico, el hosting compartido es ideal para páginas web de tráfico bajos o moderado (de 25 a un máximo de 50 mil visitantes al mes). En cambio, el VPS es más adecuado para tráficos impredecibles o con picos de tráfico por temporada, ya que puedes solicitar un aumento de ancho de banda en cualquier momento.

6. Precio

Al ser un servicio de gama más alta, el VPS suele tener un costo más elevado.

No obstante, si tu plan a largo plazo no contempla aumentos drásticos de tráfico ni tener que contar con recursos escalables disponibles, invertir en un hosting compartido bien podría darte mayores retornos de inversión que una solución más avanzada.

Hasta aquí la comparativa. Como último tip, toma siempre en cuenta las proyecciones de recursos que necesitarás.

Por ejemplo, no es lo mismo una página sencilla e informativa que una tienda en línea que requiere subir muchas imágenes de alta calidad y que maneja grandes bases de datos de inventarios y clientes. 

Por eso, si ya usas un Web hosting compartido de GoDaddy y necesitas más potencia, antes de pensar en un VPS u otro más avanzado considera actualizar a un plan de Hosting empresarial. Con él, tienes los beneficios de recursos dedicados y una administración sencilla, con migración de archivos automática y ni un sólo momento de inactividad en tu sitio. ¡Sin duda, la mejor solución hosting en Chile!

Imagen de portada: Ruslan Bardash y Ján Jakub Naništa vía Unsplash.